Viaje al Centro del Universo. Parte 10: Los dinosaurios

La Peña de Bernal
 
Vista de la Peña de Bernal y la capilla del Hostal Medieval cubriendo de niebla antes de la tormenta. Aprovechando el contacto con la naturaleza recobraremos fuerzas para la segunda parte del viaje que continuará en Yucatán, la tierra de los mayas.
Vista de la Peña de Bernal y la capilla
del Hostal Medieval cubierto de niebla
antes de la tormenta. Aprovechando el
contacto con la madre naturaleza
recobraremos fuerzas parala segunda
parte del viaje que continuará en
Yucatán, la tierra de los mayas.
Tras doce días de Viaje al Centro del Universo llegamos a San Sebastián Bernal. Hemos recorrido 1285 kilómetros visitando Querétaro, la selva de Xilitla, la ciudad colonial de San Luis Potosí, el desierto de Real de Catorce y la ciudad cultural de Guanajuato.

Cada día hemos caminado de sol a sol conociendo una gran diversidad de climas, paisajes, gastronomías, costumbres y personas.

Aunque mi cuerpo siente un leve cansancio, las experiencias del viaje me dan una energía extraordinaria y mi mente está cada día más clara.

Nuestra casa en los próximos días será el Hostal Medieval, un lugar situado en las faldas de la Peña de Bernal.

Aprovechando el contacto con la naturaleza recobraremos fuerzas para la segunda parte del viaje que continuará en Yucatán, la tierra de los mayas.

Tras dejar las maletas en las habitaciones, nos sentarnos a observar la peña. Las águilas y las nubes vuelan alrededor de la montaña de piedra, uno de los monolitos más grandes del mundo. La peña está adornada por la pequeña capilla del hotel. Una vista espectacular.

Gorditas en el restaurante de Doña Jose. Las gorditas son unas tortillas gruesas de maiz rellenas con diversos ingredientes. Uno de los secretos de Bernal es que ha conservado la rica gastronomía mexicana que además de ser exquisita se hace con productos naturales y más saludables.
Gorditas del restaurante de Doña Jose
Las gorditas son unas tortillas gruesas
de maíz rellenas con diversos
ingredientes. Uno de los secretos de
Bernal es que haconservado la rica
gastronomía mexicana que además de
ser exquisita se hace con productos
naturales y más saludables.
Tras disfrutar por un rato de la tranquilidad del lugar nos vamos a almorzar. Vamos al restaurante familiar de Doña Jose donde me como unas gorditas de nopal y flor de calabaza que me saben deliciosas.

Las gorditas son unas tortas gruesas de maíz rellenas con diversos ingredientes. Uno de los secretos de Bernal es que ha sabido conservar la rica gastronomía mexicana tradicional.

Tras un buen almuerzo regresamos al hotel donde nos dan la estupenda noticia de que nuestro guía será Edgardo Cabrera Delgado, dueño del Hostal Medieval.

Además de historiador, escritor y periodista, Edgardo lleva toda su vida recopilando historias y leyendas de Bernal que ha publicado en varios libros.

Tras saludarnos y conversar, Edgardo nos guía a una milpa donde un campesino está cultivando las verduras que emplea el hotel para su restaurante.

Tras saludar brevemente al campesino, ambos comienzan a retirar ramas del suelo y dejan al descubierto una reja. Se trata de la entrada a una antigua cueva tolteca-chichimeca.

Antes de entrar queman en el interior de la cueva un montón de ramas y hojas secas. Esto se hace para que las serpientes y otros insectos venenosos abandonen el lugar, el humo ahuyentará a los animales salvajes sin tener que hacerles daño.

Nuestro guía Edgardo Cabrera Delgado, escritor y periodista ha recopilado en varios libros las historias y las leyendas mágicas de San Sebastián Bernal
Edgardo Cabrera Delgado, escritor
y periodista ha recopilado en varios
libros las historias y las leyendas
mágicas de San Sebastián Bernal
Ver este gesto tan respetuoso con la naturaleza me emociona y no puedo evitar recordar la sociedad europea de la que provengo. En Europa, para limpiar esta cueva hubieran usado venenos y químicos que además de matar a los animales envenenarían la tierra y el agua subterránea.  

La sociedad donde me crié es la sociedad de los insecticidas, plaguicidas, herbicidas... Y como el sufijo -cida significa muerte, podríamos decir que en Europa al campo lo rocían de muerte.

Los indígenas chichimecas usaban esta cueva para esconderse de la persecución y cacería que sufrieron durante siglos por parte de los europeos.

Y digo cacería porque los europeos consideraron a estos indígenas "salvajes" y se dedicaron a cazarlos como cazan hoy a los animales. Una cruda realidad que no debería ser olvidada.

Cuando la iglesia católica y los reyes europeos ordenaron perseguir a los chichimecas y comenzó la destrucción de su cultura esta cueva también sirvió para ocultar y preservar las imágenes de sus deidades.
Quetzalcoatl, la serpiente emplumada. Antes de entrar en la cueva el señor quema un puñado de ramas y hojas secas para que las serpientes y otros insectos venenosos abandonen el lugar sin tener que envenenarlos o matarlos.
Quetzalcóatl, la serpiente emplumada.
Antes de entrar en la cueva el señor
quema un puñado de ramas y hojas
secas para que las serpientes y otros
insectos venenosos abandonen el lugar
sin tener que envenenarlos o matarlos.

Al fondo de la cueva Edgardo nos muestra una estatua de Tlazoltéotl, la diosa de los partos. Frente a ella hay una serpiente representando a Quetzalcóatl, la serpiente emplumada y al frente varias máscaras de piedra.

Hace poco leí una parte de la Historia de la Nación Chichimeca, un libro escrito por Fernando de Alva Ixtlilxochitl. Sin planearlo me encuentro poco tiempo después con muchas de las escenas de este libro personalmente.

Después de nuestra visita a la cueva el clima ha comenzado a cambiar, se acerca la tarde y las nubes negras se dirigen a la peña desde las cuatro direcciones. Es como si la peña fuera un punto de encuentro de las nubes.

Los rayos comienzan a iluminar el cielo y los truenos se oyen cada vez más cerca. Tlaloc, el dios de la lluvia, realiza su importante labor de refrescar y dar de beber a la tierra.

Encuentro muchos escarabajos con formas geométricas en sus caparazones. Cientos de caracoles se mueven en las plantas cubiertas de rocio. Mariposas y abejas comienzan a revolotear en las flores mientras las hormigas empiezan a salir para realizar su labor diaria.
Encuentro muchos escarabajos con
formas geométricas en sus caparazones.
Cientos de caracoles se mueven en las
plantas cubiertas de rocío. Mariposas y
abejas comienzan a revolotear en las
flores mientras las hormigas empiezan
a salir para realizar su labor diaria.
Sentados en una mesa redonda y acompañados por la tormenta, Edgardo nos narra historias de tesoros escondidos, túneles secretos, revoluciones y  duendes. Un momento mágico que me hace pensar que quizá el escritor Calderón de la Barca tenía razón y que la vida es un sueño.

Con las leyendas de Bernal se nos ha olvidado el tiempo y las horas han pasado volando, es medianoche y nos vamos a descansar. A la mañana siguiente viajaremos atrás en el tiempo: buscaremos las huellas de los dinosaurios.

Los dinosaurios

Me levanto antes del amanecer para dar un paseo por el sendero que está frente al restaurante del hotel. Busco fotografiar la peña iluminada por la luz del alba.

En mi breve paseo encuentro muchos escarabajos con formas geométricas en sus caparazones. Cientos de caracoles que se mueven entre las plantas cubiertas de rocío. Las mariposas y las abejas revolotean en las flores. Las hormigas realizan su labor diaria.

Me emociona ver que el huerto del Hostal Medieval esté lleno de tanta vida natural. Se nota que aquí no ha llegado la agricultura basada en agroquímicos que está acabando con la vida y especies de muchos lugares que he visitado.

Un huevo de dinosaurio que cayó en el barro y se fosilizó millones de años atrás. Siento una gran emoción imaginando la peña llena de estos enormes animales.
Un huevo de dinosaurio que cayó en el
barro y se fosilizó millones de años atrás.
Siento una gran emoción imaginando la
peña llena de estos enormes animales.
Tras el paseo toca desayunar. Me como una omellette otomí  cubierta por una salsa espectacular, un plato delicioso. Tras un te verde caliente y una breve conversación el grupo está de nuevo listo para salir.

Para encontrar las huellas de los dinosaurios tenemos que ir al final de un camino que está junto a la peña. Tras observar las huellas frescas de un coyote encontramos una señal que dice que acaban de sembrar 23.000 plantas autóctonas en un esfuerzo por recuperar los bosques. ¡23.000!

Desde que comenzamos el viaje sólo hemos visto ataques a la naturaleza. En San Luis Potosí y Guanajuato vimos la desertización provocada por las mineras y en Querétaro las podas extremas a los árboles de la ciudad.

Tras ver tanta falta de conciencia por la naturaleza encontrar un lugar donde se han sembrado tantos miles de plantas y árboles nos da mucha alegría

Disfrutando de un cielo azul precioso, llegamos al lugar donde se encuentran las huellas de los dinosaurios. Edgardo, que ha dedicado muchos años a investigar los restos de estos animales ya extintos, comienza la búsqueda.

Una de las piedras con forma de un animal. ¿Será el espíritu de un dinosaurio reencarnado?
Una de las piedras con la forma
de un animal.¿Será el espíritu
de un dinosaurio reencarnado?
Muy poco tiempo después nos llama y nos muestra un huevo de dinosaurio que cayó en el barro y se fosilizó millones de años atrás. Siento una enorme emoción observando el enorme fósil mientras imagino la peña llena de dinosaurios.

Nuestra siguiente meta es subir a las rocas enormes que hay a un lado de la peña. Hace seis o siete años me hubiera costado mucho escalar un lugar así. Afortunadamente, dejar por completo el alcohol y el tabaco ha hecho que mi cuerpo recupere su fuerza.

Superar estas dos adicciones, que todos ven normales pero que no lo son, también ha fortalecido mi fuerza de voluntad librándome de muchos miedos y abriéndome a explorar nuevas ideas.

Al llegar a la cima encontramos una roca con forma de animal. ¿Será el espíritu de un dinosaurio reencarnado? ¿Sería este el tamaño que tenían estos gigantes?

Tomo una foto de Edgardo de pie en la roca más alta mirando hacia la peña. Mientras lo hago me doy cuenta de lo afortunados que hemos sido teniendo como guía a alguien como él. Edgardo, como los antiguos chichimecas, forma parte de la tierra y la tierra forma parte de él.

  Una fotografía panorámica en la que estoy sobre una de las piedras enormes de la Peña de Bernal  (Photo Leslie Mazoch)
Hace seis o siete años me hubiera costado mucho escalar a un lugar así. Afortunadamente, dejar por completo el alcohol y el tabaco ha hecho que mi cuerpo recupere su fuerza. Superar estas dos adicciones, que todos ven normales pero no lo son, también ha fortalecido mi fuerza de voluntad librándome de muchos miedos y abriéndome a explorar nuevas ideas.


La tormenta

Una foto de la impresionante Peña de Bernal
La impresionante Peña de Bernal
  En nuestra última tarde en Bernal decidimos disfrutar de la tranquilidad del jardín del hotel. Observo las mariposas y abejas revoloteando en las flores, los pájaros pian en los árboles y el campesino cultiva su milpa en la colina. El sol y las nubes pintan la peña de colores.

Las nubes han comenzado su reunión alrededor de la peña. Nunca antes había visto a las nubes reunirse de esta forma alrededor de un lugar. El cielo gris hace que recuerde una anécdota que me sucedió con un taxista de la Ciudad de México.

Una mañana al entrar a un taxi comenté que "el día estaba gris" y que "ojalá mejorara el tiempo". Visiblemente enfadado el taxista me dijo que el día era muy hermoso y que los "días grises son igual de hermosos que los soleados." 

Siguiendo con su lección, el señor me recordó que gracias a la lluvia podemos beber y ducharnos, y que nuestros cuerpos sin el agua no podrían sobrevivir. Rechazar el agua es rechazar la vida.

Una vez en la cima nos tendemos en las piedras para llenarnos de energía observando a la peña
En la cima nos tendemos en las piedras
para llenarnos de energía observando
a la peña.
Para terminar me dijo que si quería poner al cielo gris como excusa para amargarme la vida que le parecía muy bien, pero que me vendría bien comprender que no hay diferencia entre los días grises y soleados, que todos los días son hermosos y hay que disfrutarlos.

Las nubes negras cubren el cielo y yo pienso en las personas que habrá desperdiciando los maravillosos días grises amargandose la vida mientras esperan al día soleado. Deber ser muy triste poder sentirse feliz solamente los días soleados.

Los pájaros ya se han resguardado en las ramas de los árboles y la peña está casi cubierta por las nubes.

Observando la majestuosidad de la tormenta que se acerca descubro que mi búsqueda y mi viaje no tienen sentido. El conocimiento que busco no está en los viajes, ni en las ciudades, ni en las esculturas, ni en la arquitectura, ni en los cuadros, ni en la música, ni en los libros.

El secreto está en la naturaleza, en una tarde de tormenta, en una mañana de sol o en el vuelo de un pájaro. En lo cotidiano está la magia que tanto he buscado.

La tormenta me enseña que no tengo que viajar a ningún país lejano para encontrar la felicidad. Que abriendo mi corazón y conectándome con la naturaleza puedo comprender a donde pertenezco y así vivir la magia de la vida.

Nezahualcoyótl Codice Azcatitlan Lam XVII Reprografia Marco Antonio Pacheco/Raices
Nezahualcoyótl Códice Azcatitlan  
Lam XVII Reprografía 
Marco Antonio Pacheco/Raíces
Escribió el poeta
Nezahualcóyotl, cuyo padre fue el sexto señor de los chichimecas y su madre la hija del segundo señor de Tenochtitlan:

Alegraos con las flores que embriagan,
Las que están en nuestras manos.
Que sean puestos ya
Los collares de flores.
Nuestras flores del tiempo de lluvia,
Fragantes flores,
Abren ya sus corolas,
Por allí anda el ave,
Parlotea y canta,
Viene a conocer la casa de dios.
Sólo con nuestros cantos
Perece vuestra tristeza.
Oh señores, con esto,
Vuestro disgusto se disipa.
Las inventa el Dador de la vida,
Las ha hecho descender
El inventor de sí mismo,
Flores placenteras,
con ellas vuestro gusto se disipa.

Hace siglos, el gran poeta Nezahualcóyotl, quién sabe si contemplando también una tormenta en Bernal, desveló los secretos que estoy descubriendo yo en esta tarde lluviosa.

Los indígenas chichimecas, a los que los europeos llamaron "salvajes", conocían la importancia de vivir en armonía con la naturaleza y la respetaban. Desafortunadamente, la cultura occidental, basada en la avaricia y el desprecio a la naturaleza, ha sustituido a la indígena y las consecuencias son obvias: América está siendo deforestada y contaminada.

Cuando termina la tormenta los pájaros vuelven a posarse en las copas de los árboles. La peña reaparece rodeada por el cielo azul y el sol de la tarde la pinta de naranja. El olor a tierra mojada hace que me pregunte, otra vez, si la vida no será un sueño como decía Calderón.

Para despedirnos, en la noche, la Peña de Bernal nos regala otra lluvia: una lluvia de estrellas. Es la noche de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo. Viendo a las estrellas caer del cielo pienso en lo mágico que es saber que los dinosaurios, millones de años atrás, estuvieron bajo este mismo cielo observando esta misma lluvia de estrellas.

Observar la majestuosidad de la tormenta me ha enseñado que mi búsqueda y mi viaje no tienen sentido. El conocimiento que busco no está en los viajes, ni en las ciudades, ni en las esculturas, ni en la arquitectura, ni en los cuadros, ni en la música, ni en los libros. El secreto está en la naturaleza, en una tarde de tormenta, en una mañana de sol o en el vuelo de un pájaro. La magia está en lo natural.

Lugares recomendados
Hostal Medieval
Gorditas Doña Jose

Fuentes consultadas y adicionales
Entrevista a Edgardo Cabrera Delgado
Leyendas y tradiciones de Bernal
Historia de la nación Chichimeca 
Poesía de Nezahualcóyotl
Biografía de Nezahualcóyotl
Texcoco. El reino de Nezahualcoyotl
La nada. Diario de un Observador

Este diario recoge algunas historias y reflexiones sobre cosas que me pasan en este misterioso viaje que es la vida. Desde la posición de un observador registro algunas situaciones que se presentan ante mí.

Aunque lo intente, mi observación no siempre será acertada, muchas veces estará limitada por mis creencias y condicionada por mi forma de ver el mundo.

Aunque las historias que aparecen en este blog están basadas en hechos reales todas deben ser consideradas cuentos fantásticos. La realidad, para bien o para mal, es sólo una percepción y siempre está condicionada por nuestras creencias y nuestra imaginación.