Viaje al Centro del Universo. Parte 16: El dinero no se come

La gente sin dolor

Hoy visitamos la ciudad maya de Ek Balám, que se traduce como Jaguar Negro, Estrella Jaguar o Lucero Jaguar. Para los mayas el balam (jaguar) es sagrado porque en su piel está pintado el cielo de la noche lleno de estrellas. 
Hoy visitamos la ciudad maya de Ek Balam, que se traduce como Jaguar Negro, Estrella Jaguar o Lucero Jaguar.  Para los antiguos mayas el balam (jaguar) es sagrado y en su piel ven pintado el cielo lleno de estrellas.
Visitamos la ciudad de Ek Balám,
que se traduce como Jaguar Negro, 

Estrella Jaguar o Lucero Jaguar.  
Para los antiguos mayas el balám 
(jaguar) es sagrado y en su piel 
ven pintado el cielo nocturno 
lleno de estrellas. 

Nuestro guía es José Kahuil Can. Kahuil significa dios y Can serpiente. Los lugares mayas tienen estas cosas, puedes preguntar por un guía turístico y acabar siendo guiado por el mismísimo dios Kukulkán, la Serpiente Sagrada.

Entramos cruzando un arco con cuatro puertas orientadas a los puntos cardinales. Los mayas construyeron una rampa empinada para que tuviéramos que entrar inclinados.

En esta ciudad se enseñaba la escritura de los mayas, la gente sin dolor o los que no sienten dolor. Maya proviene de la suma de ma (no) y yah (dolor).

Estos antiguos pueblos no tenían miedo a la muerte porque pensaban que el alma seguía el ciclo del sol. Al morir, el alma pasaba al reino de la obscuridad, el Xibalbá o Inframundo y después volvía a renacer. El nacimiento era un amanecer y la vejez un atardecer; la vida era el día y la muerte la noche.

El Popol Vuh, Libro del Consejo de los quiché de Guatemala, dice que los mayas fueron hechos de maíz y José nos cuenta que como los elotes (mazorcas) tienen una melena de pelos, para parecerse al maíz, los mayas se dejan el pelo largo.

Escultura maya en la ciudad de Ek Balam. Nos cuenta nuestro guía que los mayas: "...pensaban y veían al mismo tiempo, a diferencia de nosotros que vemos y luego pensamos, o pensamos y luego vemos..." Pensar y ver al mismo tiempo implica que los mayas sabían que el el pasado, el presente y el futuro sólo pueden suceder en el ahora.
Escultura maya en la ciudad de 
Ek Balám. Nos cuenta nuestro 
guía que los mayas:"...pensaban 
y veían al mismo tiempo, a 
diferencia de nosotros que vemos 
y luego pensamos, o pensamos 
y luego vemos..."Pensar y ver 
al mismo tiempo implica que los 
mayas sabían que el el pasado, 
el presente y el futuro sólo 
pueden suceder en el ahora.
Según él, sus antepasados valoraban más la inteligencia que la fuerza: "los mayas pensaban y veían al mismo tiempo, a diferencia de nosotros que vemos y luego pensamos, o pensamos y luego vemos." Explica.

Pensar y ver al mismo tiempo puede parecer una idea aparentemente simple. Pero implica que los mayas sabían que el el pasado, el presente y el futuro sólo pueden suceder en el ahora. Sólo podemos experimentar el presente. El pasado es un recuerdo y el futuro una ilusión.

Los Incas peruanos conocían este secreto y por esto en quechua la palabra Pacha significaba a la vez tiempo y espacio. Los quechuas comprendían que el tiempo y el espacio estaban relacionados, eran lo mismo. 

Albert Einstein describió esta relación del Espacio-Tiempo hace poco más de un siglo; estos pueblos la conocían desde hace milenios.

Sobre la mentalidad del no dolor José nos explica que los mayas piensan que "en el momento en que la mente diga: Me corté, estoy sangrando y no pasa nada, la persona toma ese poder (mental), pero si la persona dice: Me corté, estoy sangrando, ¡ayuda!. Su miedo es malo porque la desesperación mata."

También comprendían los mayas la diferencia entre los hemisferios cerebrales. En uno de sus rituales, que se celebra hasta hoy, se cruzan las piernas del bebé y se le dan una mazorca de maíz. El niño tomará el objeto con la mano derecha o izquierda de forma natural.

Cenote de la ciudad maya de Ek Balam. Los indígenas mayas conviven en armonía  con la naturaleza y la consideran su Madre.
Cenote de la ciudad de Ek Balám
Los indígenas conviven en armonía 
con la naturaleza y la consideran 
su Madre.
Este ritual me transporta a mi infancia cuando ser zurdo en España estaba prohibido. Cada vez que intentaba usar la mano izquierda se me reprimía porque ser zurdo era malo. Al final acabé usando la mano derecha para evitar regaños. Había niños a los que les llegaron a amarrar la mano izquierda a la silla para corregir su "error".

Durante esos años me preguntaba porqué sería tan "malo" usar la mano izquierda y porqué era tan importante "hacerlo todo con la derecha".  El misterio se resolvió cuando descubrí que el hemisferio derecho del cerebro, el que usan los zurdos, es el lugar de la intuición y de la creatividad, y el izquierdo, el de los diestros, es el lugar del razonamiento y las matemáticas.

Al descubrir esto pensé: ¿Será que alguien sabía que los zurdos eran más intuitivos y creativos y esto no convenía? ¿Será que alguien pensó que obligar a todos a usar la mano derecha los haría menos creativos y así podrían controlarlos mejor?

El dinero no se come

Cuando vi las esculturas de los seres alados de Ek Balam por primera hace seis años nació  en mí la inquietud de saber que significaban  aquellos seres y si tendrían alguna relación con  los ángeles judeocristianos.
Cuando vi las esculturas de los seres 
alados de Ek Balám por primera hace 
seis años nació en mí la inquietud de 
saber que significaban aquellos seres 
y si tendrían alguna relación con
los ángeles judeocristianos.
Subimos las escaleras de la pirámide mayor hasta llegar a una portada con forma de boca de serpiente. El lugar representa a Itzamná, el Dios de la Creación y está considerado una entrada a Xibalbá, el Inframundo.

A la derecha de la boca de serpiente hay dos esculturas con seres alados. Cuando vi por primera vez estas esculturas hace seis años nació en mí una inquietud: Saber que significaban aquellos seres y si tendrían alguna relación con los ángeles judeocristianos.

Como no encontré información decidí investigar por mi cuenta y comencé por el detalle más extraño: los seres con alas de Yucatán tienen solo cuatro dedos. Por la perfección de las esculturas estaba seguro de no era un "error", los cuatro dedos estaban ahí por algo.

Abriendo al azar el Popol Vuh o Libro del Consejo de los indígenas quiché de Guatemala encontré un texto que decía: "Y los cuatro tecolotes tomaron una jícara, y un agudo cuchillo de obsidiana para sacarle el corazón, y cogiendola de brazos y piernas se la llevaron volando". Los tecolotes o búhos son descritos en este libro como mensajeros de Xibalbá, el Inframundo.

Movido por la intuición entré en internet y busqué la foto de un búho. Cuando las imágenes aparecieron se resolvió el misterio: los búhos tienen cuatro dedos. Los seres alados debían ser los tecolotes, los mensajeros del Xibalbá. En menos de una hora había resuelto el misterio.


Perfil de un maya en la ciudad de Ek Balam. Según nuestro guía, los mayas se consideran  a sí mismos la gente sin dolor o los que no  sienten dolor.  Maya proviene de la suma de ma  que significa (no) y de yah que significa (dolor).
Perfil de un maya en la ciudad de 
Ek Balám. Según nuestro guía, 
los mayas se consideran la gente 
sin dolor o los que no sienten dolor.  
Maya proviene de la suma de ma
que significa (no) y de yah que 

significa (dolor).
Este juego, además de resultar divertido, me ayudó a comprender las palabras de Lao Tse que dicen: Acomete la dificultad por su lado más fácil. Ejecuta lo grande comenzando por lo más pequeño.

Creemos que el mundo se cambia con proyectos grandes y difíciles cuando en realidad el verdadero cambio está en las cosas simples y cotidianas. Un viaje de mil millas comienza con el primer paso.

Sentados en la parte alta de la pirámide pedimos a José que nos hable sobre los aluxes, los duendes mayas. Nos cuenta que su abuelo, ya fallecido, los describía como "unos hombrecitos pequeños, desnudos y con taparrabos de hierba" que cuidaban su milpa (huerta).

Según otra leyenda, los aluxes viajan por selva volando sobre remolinos de viento y para atraparlos hay que poner el sombrero sobre el remolino. Cuando levantas el sombrero, si el alux es malo aparecerá una serpiente, y si es bueno aparecerá una olla llena de monedas de plata. Inmediatamente comprendo que esta leyenda es un cuento europeo disfrazado de maya.

En este cuento, la serpiente, símbolo de la naturaleza para los mayas, ha pasado a encarnar al mal; y la olla de monedas de plata, símbolo del dinero europeo, aparecen en el final feliz como buenas.

El hecho es que los aluxes mayas nunca se convertirán en monedas de plata porque los mayas no tenían monedas de plata ni estaban interesados en el dinero. Los mayas usaban semillas de cacao para comerciar.

Algunas preguntas surgen entonces: ¿Porqué comerciarían estos pueblos tan avanzados con semillas de cacao?¿Sería que veían más práctico basar su sistema económico en semillas que en monedas?
Hoy visitamos la ciudad maya de Ek Balam,  que se traduce como Jaguar Negro, Estrella  Jaguar o Lucero Jaguar.  Para los antiguos  mayas el balam (jaguar) es sagrado y en su  piel ven pintado el cielo lleno de estrellas. 
Hoy visitamos la ciudad maya de 
Ek Balám, que se traduce como 
Jaguar Negro, Estrella Jaguar o 
Lucero Jaguar.  Para los antiguos
mayas el balam (jaguar) es sagrado 

y en su piel ven pintado el cielo 
de la noche lleno de estrellas.

En este momento mi visión del dinero cambia: ¿Qué pasaría si hubiera un colapso de la economía y el dinero perdiera su valor? ¿Qué haría la gente con las monedas o billetes que tiene?¿De qué servirían chequeras o tarjetas de crédito si el dinero no valiera nada? La respuesta es que no podrían hacer nada porque el dinero ni se siembra ni se come.

La idea del dinero, cuando se hace este planteamiento, pierde su atractivo. Si un político o un banquero decide mañana que el dinero no vale nada, las personas que lo tuvieran se encontrarían en una situación complicada: No se podrían comer los billetes.

Una anécdota que presencié hace veinte años mientras vivía en la ciudad de Sevilla podría traer luz sobre el verdadero valor del dinero: el famoso timo de la estampita.

En la puerta de un bar, un hombre que "parecía" o "se hacía" el "tonto", ofrecía a un viejo un "fajo de billetes" a cambio de un billete de mil pesetas. La víctima, cegada por su avaricia, creyó estar engañando al "tonto" y le dio las mil pesetas. Todo fue tan rápido, tan bien hecho, que parecía que el "tonto" hubiera hipnotizado a su víctima, como las serpientes cuando cazan.

Segundos después, el "tonto" desaparecía corriendo por un callejón y los gritos de la víctima en el bar se volvían estruendosos. El engañador había sido engañado; su "fajo de billetes" no valía nada y había perdido 1000 pesetas reales. Los gritos y puñetazos en la barra del bar no sirvieron para nada.

Cenote de la ciudad maya de 
Ek Balám. Los indígenas mayas 
conviven en armonía con la 
naturaleza y la consideran su Madre
Recordando la escena me pregunto: ¿Será nuestro dinero parecido al "fajo de billletes" del "tonto"?¿Será que los banqueros están prestando "estampitas" sin valor a cambio de bienes reales?

Cuando sucedió el Fraude de las Preferentes en España, un familiar anciano, al que quería como a un abuelo, vió como los bancos no le permitieron retirar su dinero del banco, un dinero que había ahorrado durante toda su vida. Su disgusto fue tan grande que murió poco tiempo después.

Han pasado unos años de su muerte y las cosas no han cambiado. Los bancos siguen anunciando ganancias millonarias y la gente es cada día es más pobre.

Estos banqueros, para colmo, recibieron un "rescate" que consistió en tomar los bienes de todos y convertirlos en ganancias. Mi tío, como muchos otros, pagó la estafa con su vida.

Si observas la historia del timo de la estampita verás que los estafadores estuvieron "engordando" siempre el "fajo de billetes" para hacerlo más atractivo para sus víctimas. De igual forma, el dinero, como la nariz de Pinocho, nunca para de "crecer". Y con ese "crecimiento" los bancos dan prestamos y créditos infinitos cambiando papel por bienes reales como son el trabajo de la gente, sus recursos naturales o sus propiedades.

En este "juego de tontos", el crecimiento "pinochesco" del dinero es percibido como real, y este crecimiento justifica el aumento del consumo, y este consumo acaba con los bosques, contamina los mares y extingue a las especies.

Por supuesto, el sistema hace a los ricos más ricos, porque acumulan bienes reales valorados en dinero, y a los pobres más pobres porque sin tener propiedades, el poco dinero que poseen es continuamente devaluado.

Los economistas dicen que cuando llegan las crisis los ricos también se ven afectados, si, pero no es lo mismo que tus propiedades pierdan valor a que el único billete que tienes no alcance para comprar comida para la familia. No es lo mismo.

Una frase de los indígenas Cree de Canadá dice: "Cuando sea cortado el último árbol, pescado el último pez y desaparecido el último río, el hombre blanco descubrirá que el dinero no se come." Muchos seres humanos del mundo comienzan a comprender, debido a las devaluaciones y a las subidas de precios, que como dicen estos sabios indígenas: el dinero no se come.

El cazador cazado

Tras nuestra visita a Ek Balam salimos a dar una vuelta por Valladolid. El cielo nos regala una nube blanca con la forma de un oso y viendo al animal nuboso pienso que no hay Inteligencia superior a la de la Naturaleza, si los humanos le extinguen a los animales ella los crea de nuevo en las nubes del cielo.
El cielo de Valladolid nos regala un oso en una nube blanca y viendo al nuboso animal  pienso que no hay Inteligencia superior a  la de la Naturaleza, si los seres humanos  extinguen a los animales ella los crea de  nuevo en las nubes del cielo.
El cielo de Valladolid nos regala un 
oso en una nube blanca y viendo al 
nuboso animal pienso que no hay 
Inteligencia superior a la de la 
Naturaleza, si los seres humanos
extinguen a los animales ella los 

crea de nuevo en las nubes del cielo

Caída la noche llegamos a la plaza principal y encontramos un grupo de turistas tomándose fotos con la escultura de un venado.

Me entristece pensar que hace sólo décadas cerca de muchas ciudades y pueblos del mundo se podían ver animales en libertad. Hoy en muchos sitios sólo quedan sus esculturas.

Viendo al venado falso me pregunto: ¿Extinguirán los seres humanos a los venados como han hecho con otros animales?¿Llegará el día en que sólo queden esculturas de estos hermosos animales?

Buscando una explicación a la obsesión de la sociedad occidental por destruir a a la naturaleza llego a la conclusión de que el mundo "desarrollado" es diferente: adora a la naturaleza muerta.

Y como adora a la naturaleza muerta, el ser humano ve hermoso cortar las flores. El día de los enamorados, por ejemplo, muchos amantes regalan a su amada un ramo de flores muertas para que las ponga en un jarrón.

Y para celebrar la navidad, fiesta que conmemora el nacimiento de Dios, muchos seres humanos, guiados por un falso espíritu de la navidad, colocan un árbol muerto en el salón decorándolo con luces y bolitas de plástico.

La Navidad proviene de una tradición indoeuropea que daba gracias a la Madre Tierra. En ella se hacían ofrendas a los árboles llenos de frutos y de luciérnagas. Hoy las luciérnagas, que están en vías de extinción, se han cambiado por bombillas eléctricas y los frutos del árbol son bolas de plástico hechas en China.

Viendo la escultura del venado me entristece  pensar que hace sólo décadas en las ciudades  y pueblos del mundo se podían ver venados  en libertad. Hoy en muchos sitios sólo quedan  sus esculturas. ¿Extinguirán los seres humanos  los venados como han hecho a otros animales?
Viendo la escultura del venado me 
entristece pensar que hace sólo
décadas en las ciudades y pueblos
del mundo se podían ver venados 
en libertad. Hoy en muchos sitios 
sólo quedan sus esculturas. 
¿Extinguirán los seres humanos 
los venados como han hecho con 
otros animales?
¿Qué habrá llevado a la sociedad actual a sentir una atracción tan "romántica" por la naturaleza muerta? ¿Qué habrá hecho que se cambie al mundo natural por uno artificial?

La respuesta resulta sencilla y los protagonistas son los mismos de siempre: el dinero y el negocio, los nuevos dioses del mundo "desarrollado".

Frente a la escultura del venado, tomando fotos como un turista más, mi mente me lleva atrás en el tiempo, al día que aprendí por casualidad que los bosques "son un buen negocio" y cortándolos "se gana mucho dinero".

En el año 2002, mientras almorzaba en una cafetería de Caracas se sentaron junto a mí dos hombres de "negocios". Su conversación, que nunca podré saber si era cierta, trataba sobre el Amazonas de Brasil y la podría resumir así:

(A)-En Brasil va a estar ahora el negocio. Compramos el terreno regalado, sacamos a los indios, vendemos la madera y sembramos algo.
(B)-Pero: ¿y que pasa si la tierra no sirve después para sembrar?.
(A)-Merece la pena el riesgo, vendiendo la madera se cubren los gastos. Si (después de deforestarla) la tierra no sale buena: no pasa nada, la abandonamos y compramos en otro lado.
(B)-Parece buen negocio: ¿Pero estás seguro de que no habrá problemas con el gobierno?
(A)-Por eso no te preocupes... Tu confía en mí... Vamos a invertir, y si sale bien ganamos unos cuantos millones...

En aquel momento no creí que aquellas personas hablaran en serio, me parecieron unos farsantes. Y aunque no les hice mucho caso, por alguna extraña razón, su conversación quedó resonando en mi cabeza hasta hoy.

 En esta cacería humana, los cazadores no  atrapan a sus víctimas para comérselas sino  que lo hacen para esclavizarlas para después  alimentarse de su energía y de su riqueza.  El arma de esta cacería se llama publicidad  y sus presas son los consumidores.
Un cartucho de caza en la selva de  
Yucatán.En esta cacería humana, 
los cazadores no atraparían a sus 
víctimas para comérselas sino que 
lo harían para esclavizarlas y así
alimentarse de su energía y de su 

riqueza. El arma de esta cacería 
se llamaría publicidad y sus 
presas consumidores.
Trece años después, observando lo que ha pasado en el Amazonas, comprendo que estas personas sabían bien de lo que hablaban: El negocio iba a estar en Brasil.

En un mundo "desarrollado" donde el dinero es el nuevo dios, es normal que los millonarios actúen como si fueran dioses. ¿Qué significan unos bosques, unos indios o unos venados para estos millonarios "divinos"?.

Se acaba de anunciar que para el 2016 el 1% de la población será dueña de la mitad del mundo. Y mientras el 1% juega a ser dios, el 99% restante hace su transición de la pobreza a la miseria.

Ante esto me pregunto: ¿Que impide al 99% del mundo reaccionar contra las graves injusticias a las que están sometidos?¿Porqué el 99% está permitiendo que el 1% les quite sus derechos y sus propiedades haciéndolos cada día más pobres?

La imagen del "tonto" hipnotizando a su víctima con el fajo de billetes trae a mi mente más preguntas: ¿Y si el 99% del mundo estuviera siendo hipnotizado como las presas de las serpientes cuando son cazadas? ¿Y si estos miles de millones de personas estuvieran siendo cazadas por un grupo de depredadores invisibles?

En esta cacería humana, los cazadores no atraparían a sus víctimas para comérselas sino que lo harían para esclavizarlas alimentándose de su energía y de su riqueza. El arma de esta cacería se llamaría publicidad y sus presas consumidores.

Estos cazadores invisibles, que se ocultan detrás de las campañas publicitarias y de las pantallas  de cine y televisión, han hecho que el ser humano,  sin que se de cuenta, pase de ser una especie  depredadora a ser el cazador cazado.
Estos cazadores invisibles, que se 
ocultan detrásde las campañas
publicitarias y de las pantallas
de cine y televisión, han hecho 

que el humano, sin que se de 
cuenta, pase de ser una especie
depredadora a ser el cazador cazado

Si has viajado de noche por carretera habrás visto que los animales quedan paralizados con la fuerte luz de los faros de los coches. El haz de luz los inmoviliza y mueren atropellados. El animal ha sido deslumbrado.

En las cacerías nocturnas, usando esta técnica, los cazadores usan potentes focos para deslumbrar al animal los segundos necesarios para que el asesino pueda presionar el gatillo. Deslumbrar, en este caso, significa: Ofuscar la vista o confundirla con el exceso de luz.

Pero deslumbrar tiene otros dos significados: Dejar a alguien confuso o admirado y Producir gran impresión con estudiado exceso de lujo. Y estas parece ser que son las técnicas que usan estos cazadores invisibles para atrapar a sus víctimas.


Los seres humanos, deslumbrados por la publicidad y los "estudiados excesos de lujos" de los famosos, son atrapados por estos cazadores invisibles que, aprovechando su confusión o su admiración, los despojan de su tiempo, su energía y su riqueza.

Estos cazadores invisibles, que se ocultan detrás de las campañas publicitarias y de las pantallas de cine y televisión, han hecho que el ser humano, sin que se de cuenta, pase de ser una especie depredadora a ser el cazador cazado.

Venciendo a los miedos

La mañana siguiente visitamos Cobá, otra ciudad maya cercana a Valladolid. La ciudad está situada en medio de la selva y rodeada por dos lagunas en las que viven cocodrílos en peligro de extinción.

Escultura de cráneo en la cancha de 
la ciudadmaya de Cobá. Nos cuenta 
nuestro guía que para los mayas estas 
canchas representaban al universo. 
El aro era el agujero negro del centro
de la galaxia y la pelota el sol. Cuando 

la pelota cruzaba el aro terminaba 
el juego.
El sitio tiene dos juegos de pelota maya muy interesantes y nuestro guía nos dice que para los mayas estas canchas representaban al universo. El aro era el agujero negro del centro de la galaxia y la pelota de caucho el sol.

Tras diez minutos caminando llegamos a la pirámide de Nohoch Mul, el templo más alto de la Península de Yucatán. Los 120 escalones de este templo me enseñan lo importante que es llevar una vida sana.

Mientras subo a la pirámide, caminando en zigzag, porque es más fácil, observo que la mayoría de las personas suben o bajan agarradas de una cuerda que hay en el centro.

Muchos de ellos necesitan minutos arrastrándose para cruzar el espacio que recorro en unos segundos dando diez o doce pasos.

Una dieta sana puede no evitarte la enfermedad o la muerte, pero más allá de esto: ¿No merece la pena aspirar a tener una buena salud y calidad de vida?¿No merece la pena estar en forma?

Unos jóvenes europeos de menos de veinte años, todos con sobrepeso, se arrastran por la pirámide exhaustos y asustados. Los rebaso con gran facilidad porque nuestros cuerpos y nuestras mentes van a distinta velocidad. Yo tengo veinte años más que ellos pero en la práctica la juventud es mía.

La pregunta es: ¿Porqué puedo superar con tanta facilidad a estos jóvenes?¿Soy acaso una raza especial?¿Soy mejor genéticamente?¿Quizá mi sangre me hace más valiente o más inteligente? La respuesta está en que, simplemente, llevo una vida sana.
Pirámide de Nohoch Mul en la ciudad maya de Cobá, la más alta en la Península de Yucatán
Pirámide de Nohoch Mul en la ciudad 
maya de Cobá, la más alta de la 
Península de Yucatán.

¿Y porqué estoy seguro de que mi superioridad no tiene que ver con mi genes? Pues primero porque mi genética es europea como la de ellos y segundo porque hace sólo seis años, en mi primera visita a Cobá, yo también me arrastré por esta pirámide.

Aquel año, cuando yo también me arrastraba, acababa de dejar de fumar, tomaba alcohol y llevaba una alimentación terrible.

Además, pasaba horas sentado frente a la televisón viendo partidos de fútbol, de tenis o baloncesto. En estos días llevaba lo que todos conocen como "una vida normal". Por eso me arrastraba como ellos por esta pirámide.


Seis años después de tirar la televisión, dejar de fumar, no beber alcohol y empezar a alimentarme bien, he dejado de arrastrarme y juego con mi hermano a subir la última parte de la pirámide casi corriendo.

Y aunque las pruebas del beneficio de la dieta son tan obvias, todavía hay personas que quieren convencerme de que no hay "pruebas científicas" de que la dieta haga milagros. Y otros, los que aun creen en el racismo, siguen afirmándome que mi buen estado de salud puede ser "genético".

La vida "normal" que llevé durante más de treinta años ha causado daños importantes en mi cuerpo y en mi mente. Necesitaré todavía unos años para recuperar mi salud completamente.

Además de los problemas físicos que causa la dieta procesada y la falta de ejercicio, para subir a esta pirámide, estas personas tendrán que vencer a uno de los peores enemigos del ser humano: sus propios miedos.
Un cráneo decora un templo en la ciudad maya  de Cobá. Si alimentas al cuerpo con comida sana  tu salud mejora y si alimentas la mente con  pensamientos sanos tu mente se abre. Y me  pregunto: ¿Cual de estas personas "normales"  elegirá los pensamientos con los que alimentan  a su mente si ni tan siquiera cuidan sus cuerpos?
Un cráneo decora un templo en la 
ciudad maya de Cobá. Si alimentas 
al cuerpo con comida sana tu salud 
mejora y si alimentas la mente con
pensamientos sanos tu mente se abre. 

Me pregunto ¿Cual de estas personas 
"normales" elegirá los pensamientos 
con los que alimentan a su mente si 
ni tan siquiera cuidan sus cuerpos?

Igual que si alimentas al cuerpo con comida sana mejora tu saluda, si alimentas tu mente con pensamientos sanos tu mente se abre.

Me pregunto: ¿Cual de estas personas "normales" revisará los pensamientos con los que alimentan a su mente si ni tan siquiera parecen cuidar sus cuerpos?

Sometidas al control de unos políticos que amenazan su futuro, viendo películas extremadamente violentas que no los dejan dormir, observando espectáculos deportivos basados en violencia competitiva, y acosados por una publicidad que les mete miedo a no ser "normales", muchas de estas personas sólo alimentan su mente con grandes cantidades de violencia y de miedo.

Y si alimentan sus mentes con miedo y violencia: ¿Podría ser que esta violencia provocara en sus mentes bloqueos, estados de pánico y ansiedad? ¿Podría ser que esta sobredosis de miedo haga que entren en pánico al ver una simple escalera de 120 escalones?

Subir a una pirámide, como cualquier otra cosa que hagamos en la vida, puede ser una excelente oportunidad de cambiar y de liberanos de nuestros propios miedos. Y subir a la pirámide de Cobá es también una gran oportunidad para las personas que hoy la visitan.

Por un lado los que vean como se tienen que arrastrar reconocerán el pobre estado de salud en que se encuentran y a partir de mañana mejorarán sus dietas haciendo cambios en sus vidas.

Los que cambien regresarán dentro de seis años y subirán a la pirámide de pie, conociendo la emoción que siente un ser humano que ha vencido a sus miedos.

Sin embargo, los que, arrastrandose por la roca no quieran aceptar su mal estado de salud, echarán las culpas a las escaleras o al calor. Y al no aceptar su mal estado de forma, no cambiarán su estilo de vida "normal". Entonces, su salud empeorará y sus miedos crecerán.

Estos últimos, después de seis años más maltratando su cuerpo y su mente, es muy probable que nunca regresen a esta pirámide. Derrotados por sus miedos y su pobre estado de salud, acabarán sentados en la terraza de un hotel de Cancún frente a una pantalla de televisión, emborrachándose para olvidarse de sí mismos.

Pero el alcohol y los partidos de fútbol no les harán sentir mejor ni les darán mejor salud. Por mucho que beban y observen la pantalla, sus inseguridades y sus enfermedades seguirán ahí. Ese día podremos asegurar que estas personas habrán sido vencidos por sus propios miedos.

El dios de las abejas

Tras bajar de la pirámide, el guía nos lleva junto a un hormiguero y nos muestra un dibujo del dios Ah Muzencab, "el que sostiene el cielo" o "el que protege y cuida la miel". El Dios de las Abejas y Señor de Cobá.
El Dios Ah Muzencab, "el que sostiene 
el cielo" o "el que protege y cuida la 
miel". El Dios de las Abejas y Señor 
de la ciudad maya de Cobá


La miel de abeja, además de conservar las frutas y endulzar, era mezclada con la resina del árbol del chicozapote para formar la pasta con la que se grababan los pictografías mayas. Con la miel se inmortalizaba la historia de los mayas.

Mostrándonos un ejercito de hormigas rojas, nuestro guía maya nos explica que estos insectos, como los humanos, construyen su casas, hacen sus caminos y hacen sus pirámides de piedrecitas en la entrada de los hormigueros.

Señalando a una pirámide nos dice que"al ver a estas hormigas, los mayas decidieron hacer también sus propios edificios de piedra....los mayas vieron que las hormigas que sobran se van a otra familia y nuestros ancestros vieron a estos animalitos moviéndose y haciendo nuevas familias, y entonces empezaron a hacer sus propios caminos donde ellos podían transitar".

La idea de que los mayas construyeron sus ciudades imitando a las hormigas es una idea fascinante y ayuda a comprender porqué los indígenas tienen un conocimiento tan avanzado de la naturaleza y la consideran su Madre.

Pienso entonces que para el mundo de donde vengo, el mundo "desarrollado" y "primermundista", la naturaleza ya no es una madre, para este mundo "moderno" la naturaleza es un enemigo que hay que derrotar o destruir.

Una lagartija en la ciudad maya de Cobá. Para los indígenas la naturaleza es su Madre. Pienso entonces que para el mundo de donde vengo, el mundo "desarrollado" y "primermundista", la naturaleza es un enemigo que hay que derrotar. Y para su guerra contra la naturaleza, una guerra  que no podrá ganar, la sociedad "primermundista"  ha creado armas ineficientes pero destructivas:  Los plaguicidas. El sufijo -cida significa muerte  y estos productos, como su nombre indica, están  diseñados para matar la vida.
Una lagartija en la ciudad maya de 
Cobá. Para los mayas la naturaleza 
es su Madre. Para el mundo
"desarrollado" y "primermundista", 
la naturaleza es un enemigo que hay 
que derrotar. Y para su guerra contra 
la naturaleza el"primermundismo" 
ha creado unas armas tan ineficientes 
como destructivas: Los plaguicidas. 
El sufijo -cida significa muerte y estos 
productos, como su nombre indica,
están diseñados para matar 

y acabar la vida.
Y para su guerra contra la naturaleza, una guerra que nunca podrá ganar, la sociedad "primermundista" ha creado unas armas tan crueles como destructivas: Los plaguicidas.

El sufijo -cida significa muerte y estos productos, como su nombre indica, están diseñados para matar.

Herbicidas que matan y envenenan a las plantas que comen los animales; insecticidas que exterminan a los insectos; raticidas que matan a las ratas... Todos estos productos tienen algo en común: Que contaminan el planeta.

Y en este momento surge la idea de comparar a los humanos con las abejas y las hormigas. ¿Cuáles serán las diferencias de la especie humana con estos organizados y eficientes insectos "sin cerebro"?

En la colmena, por ejemplo, la abeja reina pone huevos y esparce feromonas para cohesionar al grupo, los zánganos se aparean con la reina y producen calor y las obreras se reparten funciones como limpiar panales, criar nuevas abejas, producir jalea, hacer cera, almacenar comida, explorar y recolectar alimento.

Hay una cosa que todas las abejas, desde la primera a la última, tienen en común: se respetan unas a otras, todas trabajan por el bien de la comunidad y nadie les tiene que explicar porqué.

Pero: ¿Y si las abejas actuaran como los humanos: ¿Sería posible que la abeja reina decidiera no poner huevos y se dedicara a pasear por la colmena engordando a base de jalea real? ¿Pasaría que los zánganos se adueñarían de la comida matando de hambre a las obreras?¿Sería posible que las abejas se dedicaran a quemar con químicos las flores que las alimentan? Estas preguntas, según como se contesten, pueden dar risa o pena.

Una colmena en la selva de Yucatán.
Pienso entonces que la sociedad 
"moderna"debería hacer como 
los mayas y aprender de los 
insectos a organizarse, a acabar 
con la desigualdad, a vivir en 
equilibrio con el medio ambiente 
y a respetarse unos a otros.
¿Y si las hormígas actuaran como los humanos? ¿Sería posible que las hormigas constructoras robaran el presupuesto para hacerse ricas mientras matan de hambre a las obreras?¿Ordenaría la reina a los soldados que en lugar de defender la colonia oprimieran a las obreras para hacerlas pagar impuestos y leyes criminales? ¿Permitirían las hormigas que un 1% de su población sometiera al 99% restante con falta de oportunidades y desigualdad?

Creo que, aunque no tengan cerebro, estos insectos parecen ser lo bastante inteligentes para no cometer nuestros errores.

Afirman algunos grandes "pensadores" de la sociedad "moderna" que los insectos son menos inteligentes que los humanos porque no tienen cerebro. Pero, los hechos nos llevan a preguntarnos: ¿De qué sirve tener un cerebro grande si no se usa?

El diccionario describe a la inteligencia como la capacidad de entender o comprender. ¿Cómo es posible entonces que las hormigas, que no tienen cerebro, sean capaces de entender como funciona una organización mejor que los seres humanos?¿Y cómo se puede explicar que las abejas, también sin cerebro, comprendan la importancia del medio ambiente y lo cuiden, mientras que los humanos, con su enorme cerebro, se dedican a destruirlo?

Quizá los humanos deberíamos demostrar que somos inteligentes haciendo como los mayas aprendiendo de los insectos a vivir en equilibrio con el medio ambiente y a respetarnos los unos a los otros.



Lugares recomendados
Ciudad maya de Ek Balam
Ciudad maya de Cobá

Fuentes consultadas y adicionales
Ek Balam, el antiguo reino de Tlalol
Hetz Mek. Bautismo entre los mayas contemporáneos
Pueblos Antiguos. Seres alados de Yucatán
Popol Vuh o Libro del Consejo
Venados en peligro de extinción
En peligro de extinción el venado cola blanca de Yucatán
El Principe Harry: El cazador cazado
El Rey de España mató animales con un rifle de oro
La cosecha de la miel: Ceremonia ancestral de la cosmogonía maya
Historia de la abeja maya
Zona arqueológica de Cobá 
Transgénicos, una amenaza para la agricultura en España
La coexistencia imposible de transgénicos con maices mexicanos
Monsanto threatens tu suit the entire state of Vermont
Neil Young llama a boicotear a Starbucks 
Matemáticas y cerebro
El dilema del Omnivoro (Libro Recomendado)
Wealth gap widens (En inglés)
Acumula 1% de la población mundial más de la mitad de la riqueza mundial
La recuperación de los ricos. Paul Krugman
For Richer. Paul Krugman (En inglés)
Este diario recoge algunas historias y reflexiones sobre cosas que me pasan en este misterioso viaje que es la vida. Desde la posición de un observador registro algunas situaciones que se presentan ante mí.

Aunque lo intente, mi observación no siempre será acertada, muchas veces estará limitada por mis creencias y condicionada por mi forma de ver el mundo.

Aunque las historias que aparecen en este blog están basadas en hechos reales todas deben ser consideradas cuentos fantásticos. La realidad, para bien o para mal, es sólo una percepción y siempre está condicionada por nuestras creencias y nuestra imaginación.