Los Olvidados

La Madre

Una mujer comienza a pedir en voz alta  a la Virgen de Guadalupe que los ayude,  que la situación en Guerrero está muy  mal y no tienen a quién acudir.
Una mujer comienza a pedir en voz alta
a la Virgen de Guadalupe que los ayude,
que la situación en Guerrero está muy
mal y no tienen a quién acudir.
Llego a la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en el Cerro del Tepeyac, a las cinco y media de la mañana.

Un grupo de mujeres de Guerrero se prepara para danzar a la diosa prehispánica Tonantzin, que todavía veneran muchos mexicanos.

Cuando se arrodillan, una mujer comienza a rezar en voz alta a la Virgen de Guadalupe. Le pide que los ayude, que la situación en su pueblo de Guerrero está muy mal y no tienen a nadie más a quién acudir.

La mujer dice de que la sociedad mexicana los ha olvidado mientras dice los nombres de los desaparecidos en su pueblo.

Todo el mundo llora y hasta yo, que no lloro nunca, no puedo evitar derramar las lágrimas escuchando las injusticias que describe la mujer.

Sus descripciones hacen que comprenda porqué los periodistas serios dicen que la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa es sólo la punta del iceberg.

Periodistas que conocen en profundidad la situación de Guerrero comentan que la  desaparición de los 43 estudiantes de  Ayotzinapa es sólo la punta del iceberg y  que la situación de abandono de estas  personas es mucho más grave de lo que  estamos leyendo en la prensa
Sus descripciones hacen que comprenda
porqué los periodistas que han estado en
Guerrero dicen que la desaparición de los
43 estudiantes de Ayotzinapa es sólo la
punta del iceberg.
Por primera vez en siete años vistando la basílica en el silencio de la noche escucho llantos y no mañanitas. Estas personas no tienen nada que celebrar hoy.

Olvidados por la sociedad y con una gran parte de la prensa mirando para otro lado, estas personas ya no confían en las instituciones. Sólo les queda la fe.

Es fácil comprender porqué las iglesias están cada día más vacías y los políticos de todo el mundo necesitan pagar para que la gente vaya a sus mítines.

¡Quién podía imaginar que llegaría el día en que la gente creería más en los milagros de los santos que en las promesas de esta fallida sociedad industrial!

Entre 2001y 2006 trabajé como fotógrafo para la prensa internacional en Venezuela y asistí a la mayoría de las manifestaciones políticas que se celebraron en contra y a favor gobierno del Presidente Hugo Chávez.

Creía que nunca vería tanta cantidad de gente en un sólo lugar. Sin embargo en estos siete años que he venido a la basílica he visto un despliegue de gente que no me lo puedo creer. Comparadas con esta peregrinación las manifestaciones políticas que vi tanto en Venezuela como en México son insignificantes. Y estas personas encima; ¡Vienen sin cobrar!

En ese momento comprendo que detrás de la fe hacia la Virgen de Guadalupe hay un inmenso poder dormido, un México que no sale en la prensa internacional y que es mayor de lo que nunca hubiera podido imaginar.

El vagabundo

Señalando la cruz me dice que "es Dios” y que ha venido  a pedirle a la virgen que le ayude a salir de su adicción
Señalando la cruz me dice que "es Dios” y que ha venido
a pedirle a la virgen que le ayude a salir de su adicción
Al entrar en la catedral encuentro a un muchacho haciendo flores con latas de aluminio.

Lleva un altar decorado con fotos de su familia y una corona de cartón de un restaurante de comida "rápida".

Un rayo de sol ilumina a su Cristo crucificado que adornó con una rosa amarilla.

Le pregunto que si puedo tomarle un retrato. Me dice que sí y empezamos a conversar.

Me cuenta que ha venido a pedirle a la Virgen de Guadalupe que le "ayude a dejar las drogas y la calle."

A los pies de su altar hay una botella con alcohol que dice "spirits", espíritus en inglés. Este detalle hace que me pregunte: ¿Porqué los antiguos llamaban así al alcohol?¿Será que creían que la bebida afectaba al espíritu de las personas?

Durante unos años trabajé en un local nocturno de mesero vendiendo alcohol. Vi como las personas se transforman cuando beben. Muchas veces escuché las frases "cuando bebe parece otro", " se emborracha y se vuelve violento" o "si se pasa de copas se le olvida hasta quién es".

Amanecer en la Basílica de Guadalupe
Entonces pienso:¿Será que los antiguos creían que el alcohol abre puertas para que los "espíritus" controlen la voluntad de las personas?¿Será que el alcohol, como si fuera un espíritu, toma posesión de su víctima?

Me despido del jóven pensando que aunque parezca mentira, una botella puede ser mucho más pesada que una cruz.

Un rato después caminando junto a unos peregrinos que traen una enorme imagen de la Virgen de Guadalupe encuentro de nuevo a este jóven entre la multitud.

Está rodeado por un grupo de policías y personal de seguridad que lo están sacando por la fuerza de la basílica.

Pregunto a una de las personas de seguridad y me dice que el jóven se puso a beber alcohol delante de todos y por eso lo están sacando.

Me explica que el lugar está lleno de niños y está prohibido el consumo de drogas o alcohol en la celebración. El policía tiene, desde este punto de vista, toda la razón, es gracias a esta prohibición que la peregrinación es un evento tranquilo y familiar.

Sin embargo, viendo al jóven rodeado de policías que se agarra al Cristo muy asustado me pregunto: ¿Que haría Jesus en una situación como esta?¿Sacaría al jóven del lugar por la fuerza o lo ayudaría a curarse de su adicción?

El perrito

El perrito actúa como si esperara a alguien,
pienso que quizá espere a quién lo abandonó,
o a algún peregrino que quiera ayudarlo.
Cientos de personas pasan junto a él como
si fuera invisible, nadie le presta atención.
.
Frente a mi hay un perrito sarnoso muy enfermo. Su cuerpo está lleno de llagas y no para de lamerse para aliviar su dolor.

El perrito actúa como si esperara al dueño que lo abandonó o a algún peregrino que lo lleve con él.

Sin embargo este perrito, igual que el jóven de la corona de papel, no encuentra lo que buscaba.

Ninguno de los cientos de personas que pasan junto a él parece verlo, es como si para todos el animal fuera invisible.

Ajeno a su destino el perrito no sabe que al día siguiente será sacrificado con los demás perros que han llegado con los peregrinos a la catedral.

Estos perros hambrientos y enfermos se vinieron con los peregrinos que los alimentan hasta la basílica. Pero como casi todos los peregrinos regresan en camión o en autobús, los perros se quedan perdidos en los alrededores de la basílica donde después son sacrificados.

Viendo a este perrito vuelvo a preguntarme: ¿Qué haría Cristo si se encontrara con un perrito abandonado?¿Lo ayudaría o lo mandaría a la perrera para que lo sacrificaran?

El arrepentimiento

Unos danzantes aparecen bailando la danza  de los Santiagos. En esta danza, un hombre  disfrazado del Apostol Santiago, montado  en un caballo blanco, persigue a los diablos  hasta que los derrota.
Unos danzantes aparecen bailando la danza
de los Santiagos. En esta danza, un hombre
disfrazado del Apostol Santiago, montado
en un caballo blanco, persigue a los diablos
hasta que los derrota.
Muy cerca del perrito hay un hombre que trae un altar a la Virgen de Guadalupe decorado con muchas flores.

Me acerco y le pido permiso para tomar una foto al altar.

Le señalo al perrito y le digo que no somos buenos cristianos, porque si fueramos como Jesus lo dejaríamos todo para ayudarlo.

Cuando le hablo del joven que acabó siendo desalojado por la policía este hombre mira hacia el cielo y se pone a llorar.


Mirándome con los ojos llenos de terror me pregunta si creo en los milagros y que si pienso que la Dios le perdonará todo lo malo que ha hecho.

Su pregunta me deja sin habla: ¿Qué será lo malo que ha hecho?¿Y cómo puedo saber yo lo que haría Dios?

Con la cara llena de lágrimas me dice que hace unas semanas mató a una persona y que ahora la "ve en todos lados". En sus ojos hay una profunda expresión de terror.

Me dice que el "no quería hacerlo", que lo obligaron los "demonios" y me pregunta si puedo ayudarlo me pide que lo ayude. Como no se que qué decir le pido que continúe.

Entonces le explico que estas danzas son
para enseñar a las personas que pueden
superar a sus "demonios" y derrotarlos.
Que tiene que confiar en que lo logrará.
Tiene que poner a sus "demonios"
de rodillas y hacer que le obedezcan.
Continúa diciendo que cuando empieza a tomar alcohol o a drogarse es cuando aparecen los "demonios".

Muchas personas se reirían de esta persona o pensarían que esta loca, sin embargo, yo la escucho con mucho respeto.

Por dentro siento una gran lástima sobre todo porque no se como ayudarlo. ¿Cómo puedo aconsejar a esta persona para derrotar a sus "demonios"?¿Cómo va a guiar un ciego a otro ciego?

La providencia interviene y aparecen unos danzantes bailando la danza de los Santiagos. En la danza un hombre disfrazado de Santiago Apóstol persigue a unos diablos poniéndolos de rodillas.

Le explico que estas danzas se hacían para mostrar a personas como él que se pueden superar a los "demonios" y que si el quiere también puede ponerlos de rodillas. Su cara cambia y se ilumina.

Las personas egocéntricas, aferradas a sus ideas fanáticas, podrán decir que los "demonios" de esta persona no son reales, o que la persona esta persona una enfermedad mental y yo debería alejarme asustado.

Con el tiempo he comprendido que las ideologías y los debates son una pérdida de tiempo: lo importante es la acción.

Si esta danza sirviera para que esta persona saliera de pozo profundo en el que se encuentra: ¿Que diablos importaría si son sus "demonios" fueran ilusión o realidad?

Mostrándole a los diablos danzantes le digo que la próxima vez que lleguen sus "demonios" que los ponga a bailar.

Los mismos que critican la peregrinación y dicen que es un atraso para México no parecen tenerningún inconveniente en que las familias sean divididas y destruidas por el alcohol y las drogas. Tampoco ven un problema en que los jóvenes vayan a conciertos masivos o eventos deportivosen los cuales conocerán el oscuro mundo de las drogas y muchos perderán su juventud
Los mismos que critican la peregrinación y dicen
que es un atraso para México no parecen tener
ningún inconveniente en que las familias sean
divididas y destruidas por el alcohol y las drogas.
Tampoco ven un problema en que los jóvenes
vayan a conciertos masivos o eventos deportivos
en los cuales conocerán el oscuro mundo de las
drogas y muchos perderán su juventud
Por dentro dudo mucho de que mis consejos estén ayudando a esta persona, sin embargo pienso: ¿Porqué no intentar ayudarlo si no me cuesta nada?

Santiago sigue derrotando diablos y el hombre vuelve a preguntarme que si creo que Dios lo perdonará. Que si un día podrá dejar de ver a la persona que mató.

Le contesto que yo no puedo saber lo que hará Dios pero si se que él tiene la oportunidad de cambiar ahora mismo, en este momento.

No puede devolver la vida a la persona que mató pero si puede hacer cosas buenas partir de ese momento.

Cuando nos despedimos me dice que no quiere regresar a su pueblos, que la peregrinación le ha enseñado que también hay buenas personas y que se puede vivir fuera del ambiente de las drogas.

Le digo que busque un nuevo lugar donde vivir y empiece de cero. Que no tenga miedo a cambiar para intentar ser mejor.

Mientras le doy estos consejos me pregunto cómo voy a ayudar a esta persona si yo mismo tengo muchos "demonios" a los que vencer. Sin embargo, mi intución sigue diciendome que intente ayudarlo, que no cuesta nada. Al final, aunque yo no todavía no haya logrado salvarme, eso no significa que no pueda salvarse él.

Sonriendo por primera vez desde que lo ví, el hombre toma su Virgen de Guadalupe y me da las gracias y desaparece entre los miles peregrinos que entran en la basílica.

De rodillas

Los mismos que critican la peregrinación y dicen  que es un atraso para México no parecen tener ningún inconveniente en que las familias sean  divididas y destruidas por el alcohol y las drogas.  Tampoco ven un problema en que los jóvenes  vayan a conciertos masivos o eventos deportivos en los cuales conocerán el oscuro mundo de las  drogas y muchos perderán su juventud
Los mismos que critican la peregrinación y dicen
que es un atraso para México no parecen tener
ningún inconveniente en que las familias sean
divididas y destruidas por el alcohol y las drogas.
Tampoco ven un problema en que los jóvenes
vayan a conciertos masivos o eventos deportivos
en los cuales conocerán el oscuro mundo de las
drogas y muchos perderán su juventud
Esa tarde por mi mente siguen pasando los olvidados. Recuerdo las lágrimas de las gentes de Guerrero, al jóven con la corona de papel, al perrito sarnoso y al peregrino perseguido por sus "demonios".

Al entrar en una red social veo varios comentarios despectivos sobre las personas que van a la basílica.

Unos dicen que les molesta mucho el tráfico que forman estas personas. Otros que esta peregrinación es un "atraso" para México.

Uno incluso bromea con que él, en lugar de ir a ponerse de rodillas, se irá a una cantina para "tomar hasta caerse al suelo."

A estas personas dirijí estas palabras:

Los que critican a los guadalupanos que van pacíficamente al Tepeyac podrían criticar también cuando las personas van a un estadio de fútbol donde hay miles de personas insultando y emborrachándose, algunas veces delante de sus hijos.

Cuando vivía en España junto al estadio de un equipo de fútbol de primera división, veía a las personas bebiendo hasta que se ponían violentos y se atacaban entre ellos. ¿Eso no es esclavitud?¿Eso no es criticable?

Cuando vivía en Londres junto al Estadio de Wembley recuerdo que cada vez que había partido no podíamos salir a la calle mientras escuchábamos a los fanáticos destruyendo lo que encontraban a su paso. ¿Imitar a esta cultura no sería un atraso para México?

Los siete años que he visitado la peregrinación de la Virgen de Guadalupe he visto familias conviviendo, abuelos con nietos, indígenas haciendo sus bailes, todos en buena vibra, sin beber ni consumir drogas. Una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida.

Pero esta peregrinación pacífica guadalupana, que une a México, es un "atraso" para algunos. 

Sin embargo, estos mismos que critican la peregrinación, no parecen tener ningún inconveniente en que las familias sean divididas y destruidas por el alcohol y las drogas. 

Leyendo el comentario despectivo de mi amigo me pregunto: ¿Cuántos de los que se ríen de laspersonas que van a la Basilica de Guadalupese arrodillaran o se arrastrarán frente a una botella de alcohol cada vez que se emborrachan?
Leyendo el comentario despectivo de mi amigo
me pregunto: ¿Cuántos de los que se ríen de las
personas que van a la Basílica de Guadalupe
se arrodillaran o se arrastrarán frente a una
botella de alcohol cada vez que se emborrachan?
Tampoco ven un problema en que los jóvenes vayan a conciertos masivos en los cuales conocerán el oscuro mundo de las drogas y muchos perderán su juventud. ¿Esto no se critica? ¿Esto no es un atraso?

Estas personas que se arrodillan, sin insultar ni atacar a nadie, pidiendo para ellos, para sus familias y para México, puede que sean esclavos como muchos dicen. Pero piden en paz.

Los que critican esta fiesta y al mismo tiempo malgastan su vida, su tiempo y su dinero viendo partidos de fútbol o películas en la televisión también son esclavos. 

Lo que pasa es que las "cadenas" de la televisión, son invisibles. Estas personas siguen una "programación" pero no se dan ni cuenta.

Los que critican esta fiesta guadalupana mientras destruyen su salud, su hígado y su economía consumiendo alcohol, que lo les aporta nada y los enferma, también están arrodillados y encadenados. La diferencia es que ellos se arrodillan ante una botella y las "cadenas" del alcohol también son invisibles.

Creo que, si hablamos tanto de progreso y de democracia, deberíamos entonces respetar las creencias de las personas, sean cuales fueran, y sobre todo, mirarnos a nosotros mismos. Si nos miráramos a nosotros mismos en lugar de juzgar a los demás, quizá pudieramos descubrir que somos más esclavos de lo que pensamos.

A continuación comparto un audiovisual sobre la peregrinación a la Basílica 
de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac en la Ciudad de México.


Lugares recomendados
Basílica de Santa María de Guadalupe

Este diario recoge algunas historias y reflexiones sobre cosas que me pasan en este misterioso viaje que es la vida. Desde la posición de un observador registro algunas situaciones que se presentan ante mí.

Aunque lo intente, mi observación no siempre será acertada, muchas veces estará limitada por mis creencias y condicionada por mi forma de ver el mundo.

Aunque las historias que aparecen en este blog están basadas en hechos reales todas deben ser consideradas cuentos fantásticos. La realidad, para bien o para mal, es sólo una percepción y siempre está condicionada por nuestras creencias y nuestra imaginación.